Preguntas Frecuentes

Los probióticos son microorganismos vivos, que pueden incorporarse a la dieta por medio de alimentos o medicamentos que los contengan. Para que los productos que contienen probióticos tengan un efecto en la salud, deben tener microorganismos definidos, viables y en cantidades suficientes. Su consumo debe ser regular y sostenido en el tiempo, ya que son la parte más importante de la microbiota sana.

Son las comunidades microbianas que habitan naturalmente en el cuerpo de una persona sana. Pesa alrededor de 3 kilogramos, y se extiende desde el estómago hasta el intestino grueso. La microbiota cumple diversas funciones dentro del organismo, relacionándose íntimamente con el sistema inmune, con las defensas, digestión de nutrientes y producción de vitaminas. Una microbiota sana, es un intestino delagado sano, encargado de producir el 80% de las serotoninas, además de otras funciones vitales.

Si la microbiota se encuentra dañana o no sana, nos encontramos más expuestos a la colonización intestinas por parte de organismos patógenos. Nos volvemos más susceptibles a diversas enfermedades debido a que nuestro sistema inmune estaría debilitado, lo que puede producir diarreas, intestino irritable, infecciones respiratorias, alergias con manifestaciones cutáneas, entre otros.

Porque luego de 20 años de investigación, somos capaces de asegurar que la bifidum bacteria es la bacteria principal en el intestino de los niños (constituye el 99%). Además, al ser consumida y aumentar la colonización intestinal, aumentan los efectos positivos en la salud del ser humano, como mejorar la asimilación de nutrientes, contribuye a fortalecer el sistema inmune, reduce alergias, enfermedades intestinales, enfermededades recurrentes, entre otras.

Bifidice es un producto desarrollado con tecnología innovadora. Es un tratamiento dosificado de bifidobacteria, las que se encuentran protegidas por su fórmula única y su formato congelado. Se diferencia de los yogurt con probióticos, ya que en éstos, las bacteria están ctivas y mueren antes de alcanzar a llegar a la parte apropiada del intestino. En las cápsulas de probióticos, éstos se encuentran demasiado protegidos, por lo que no logran instalarse y colonizar la parte del intestino que corresponde.
Bifidice considera las características del intestino, lo que lo hace altamente efectivo. Está clínicamente comprobado con estudios científicos, que Bifidice es el producto probiótico más eficiente en el mercado, haciendo del producto un helado artesanal, que es en realidad una medicina preventiva.

Gracias a las bifidobacterias, nuestro sistema inmune se fortalece, lo que se traduce en una mejora de la digestión, mejorando estados de constipación y reduciendo períodos de diarrea. Además, las bifidobacterias tienen un efecto analgésico, mejorando incluso problemas de colon irritable o cólicos. Y debido a que mejora la digestión y asimilación de nutrientes, los síntomas de intolerancias alimentarias también declinan.

El consumo de bifidobacterias contribuye enormemente a la digestión apropiada de la leche, debido a que aumenta la actividad de las enzimas que digieren apropiadamente la lactosa, haciendo que todos los nutrientes de la leche sean usados por nuestro cuerpo. Es recomendable iniciar el consumo de Bifidice de manera gradual, para poder observar una mejoría en la digestión, y así la microbiota pueda restaurarse y mejorar su composición.

Bifidice es el producto ideal para tener una microbiota sana, sobre todo luego de un tratamiento de antibióticos. Dicho tratamiento, mata las bacterias del intestino, ya sean buenas o malas, haciéndonos más vulnerables al ataque de bacterias negativas. Bifiidice recupera la microbiota y refuerza el sistema inmune, además de regularizar la digestión que también se puede ver alterada luego del consumo prolongado de antibióticos.

Se recomienda dar entre los 8 y 12 meses, cuando los niños ya han iniciado su alimentación complementaria, ya que Bifidice es un producto natural, libre de alérgenos y muy bajo en azúcar y grasas. Además, gracias a las bifidobacterias, y a la lactancia materna, ayudamos a combatir los cólicos de los niños.