Traspaso de bacterias durante el parto

mayo 05, 2021

Parto y microbiota

El complejo ecosistema de la microbiota intestinal es susceptible a cambios por la influencia de diversos factores, entre ellos el tipo de parto.

 

El cuerpo humano tiene diversos grupos bacterianos que se diferencian entre ellos por el tipo de bacterias, por ejemplo, la microbiota intestinal es distinta de la microbiota vaginal y ambas son diferentes a la microbiota de la piel; por lo que dependiendo del tipo de parto, el recién nacido será colonizado por distintos grupos bacterianos que pudieran afectar su salud a corto, a mediano y a largo plazo.  

 

La Organización Mundial de la Salud estima la tasa ideal de partos por cesárea en un 10 a 15%, cuando sea necesario por motivos médicos, debido a que es una herramienta eficaz en salvar vidas, sin embargo, este tipo de intervenciones son cada vez más frecuentes, tanto en Chile como en el mundo, representando en nuestro país más del 40% del total de partos.

 

Es así como, día a día, los casos van aumentando, lo que significa que menos bebes nacen por parto natural, presentando microbiotas muy distintas de quienes nacen por cesárea. En consecuencia, a lo anterior, Domínguez-Bello y colaboradores, determinaron que aquellos niños nacidos por parto natural presentan una colonización por bacterias similares a la microbiota vaginal de la madre, dominando Lactobacillus, Prevotella o Sneathia spp., mientras que aquellos niños nacidos por cesárea tienen comunidades bacterianas similares a aquellas encontradas en la superficie de la piel materna, dominando Staphylococcus, Corynebacterium y Propionibacterium spp. Por otro lado, varios estudios han demostrado que esta diferencia en la colonización bacteriana se mantiene durante un periodo largo de tiempo.

 

En la misma línea, un estudio llevado a cabo en Estados Unidos evaluó este patrón postnatal de colonización en 24 recién nacidos, donde 15 de ellos nacieron por parto vaginal y 9 por cesárea, y se realizó un seguimiento por 24 meses, donde se determinó que aquellos niños nacidos por cesárea tenían una menor diversidad total de la microbiota durante los primeros dos años de vida y que eran menos propensos a ser colonizados por algunos filos bacterianos comunes en niños nacidos por parto vaginal. Lo anterior impacta de forma importante en la salud, aun más cuando observamos la relación entre los partos por cesárea y las enfermedades en la infancia, observándose un mayor riesgo de rinitis alérgica, asma, enfermedad celiaca, diabetes mellitus tipo I, entre otras patologías al comparar con los niños nacidos por parto vaginal. Por lo tanto, no sólo es importante entregar a nuestros niños una adecuada alimentación comenzando por la lactancia materna y promover estilos de vida saludable que incluyan la actividad física, sino que también es importante que la microbiota materna sea sana y que seamos capaces de traspasar esta a nuestros hijos al momento del parto, ya que debido a la proximidad anatómica de la microbiota vaginal y la intestinal, la colonización en niños que pasan por el canal de parto es el patrón más saludable y la que contribuye a la prevención de enfermedades.

 

Referencias:

  1. Organización Mundial de la Salud. Declaración de la OMS sobre tasas de cesárea. 2015.
  2. Dominguez-Bello MG, Costello EK, Contreras M, et al. Delivery mode shapes the acquisition and structure of the initial microbiota across multiple body habitats in newborns. Proc Natl Acad Sci U S A. 2010;107(26):11971-11975. 
  3. Jakobsson HE, Abrahamsson TR, Jenmalm MC, et al. Decreased gut microbiota diversity, delayed Bacteroidetes colonisation and reduced Th1 responses in infants delivered by caesarean section. Gut. 2014;63(4):559-566. 
  4. Neu J, Rushing J. Cesarean versus vaginal delivery: long-term infant outcomes and the hygiene hypothesis. Clin Perinatol. 2011;38(2):321-331. 

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Suscríbete